Fundacion Existencia Plena

Aprovechemos la Primavera del cerebro humano.

Aprovechemos la Primavera del cerebro humano.

Lo que predispone al niño por nacer es fundamentalmente su entorno físico y energético


Las recientes investigaciones en Ciencias Cognitivas, y espevcialrmente en Neurociencia, brindan aportes de consideración en el tema del desarrollo del cerebro humano. El cerebro es la conquista evolutiva que hace posibles los aprendizajes y enseñanza. Todos los aprendizajes de los seres vivos, desde los más básicos que compartimos con animales inferiores, como el condicionamiento clásico que estudió Pavlov, o el condicionamiento operante que investigara Skinner, hasta las capacidades mentales superiores cognitivas y lingüísticas, específicamente humanas, se deben al cerebro.

El ser humano ha desarrollado unas capacidades cognitivas, lingüísticas y sociales. Estas singulares capacidades le han permitido crear y transmitir la cultura, desde las primitivas herramientas de piedra hasta llegar a las ciencias, tecnologías, humanidades y artes, en la actualidad. El ser humano dispone de unas capacidades mentales que le permiten interpretar y predecir la conducta de los otros. Gracias a estas capacidades las personas nos comunicamos e interaccionamos, producimos y transmitimos la cultura. A su vez, las conquistas culturales, artefactos, símbolos y tradiciones, constituyen el entorno natural para el desarrollo de cada persona.

La mente humana es resultado de un largo y complejo proceso evolutivo, en el que cabe diferenciar tres perspectivas: filogenética, sociogenética y ontogenética. En un proceso filogenético evolutivo de millones de años surgió una capacidad cognitiva exclusiva de la especie humana: la capacidad del individuo para identificarse con los otros miembros de su especie, que le permite comprender a los demás como agentes intencionales y mentales: como individuos que tienen intenciones y metas y actúan movidos por ellas, y además tienen sus propios estados mentales, pensamientos, creencias, sentimientos y deseos (Filogénesis). Esta nueva capacidad de ver y comprender a otras personas cambió radicalmente el proceso de evolución cognitiva y la naturaleza de las interacciones sociales, dando lugar a una forma singular de evolución cultural a través del tiempo histórico (Sociogénesis).

La nueva capacidad cognitiva-social posibilitó la generación y transmisión de la cultura, herramientas, símbolos y tradiciones a las nuevas generaciones, en un continuado proceso de innovaciones y mejoras, de progreso humano. Es el llamado “efecto trinquete” o “bola de nieve” como le han denominado Tomasello y Mithen.

Gracias a los procesos educativos de transmisión de las nuevas conquistas culturales se modifica sustancialmente la naturaleza del nicho ontogenético, en el que se desarrollan los niños de las nuevas generaciones (Ontogénesis).

Los niños de cada generación nacen, se desarrollan y crecen en un mundo físico y social a través de la lente de los instrumentos culturales preexistentes, que traen incorporado parte de las relaciones intencionales que sus inventores y usuarios mantenían con el mundo. Los niños van a crecer rodeados de las mejores herramientas y símbolos que sus predecesores inventaron para hacer frente a los rigores y exigencias de su mundo físico y social. Los niños internalizan estas herramientas y símbolos y aprenden a utilizarlos gracias a los procesos de enseñanza-aprendizaje, especialmente el aprendizaje imitativo y el lenguaje, creando en ese proceso algunas formas nuevas y eficaces de representación cognitiva, basadas en las perspectivas mentales de otras personas.

Para dar cuenta de la mente humana es obligado situarse en tres marcos temporales muy distintos: El tiempo filogenético, que se mide en millones de años, cuando los primates humanos desarrollaron su modo singular de percibir y comprender a los miembros de su especie; el tiempo histórico, que se registra en miles de años, cuando esta capacidad tan especial de comprensión social posibilitó la creación, innovación y transmisión de la herencia cultural, integrada por herramientas, símbolos y tradiciones, que acumulan modificaciones y mejoras a través del tiempo; el tiempo ontogenético, cuya escala es de miles de días y de horas en la vida personal del individuo, que comienza desde la vida inútero para entrar en el útero cultural de la familia, donde se nutrirá  de toda comunicación vincular y principalmente desde antes de nacer.

Para la HaptoFonoEmbriología la primavera del cerebro humano es este período donde se predispone, se prepara el cerebro, que es sustrato anatomopatológico donde se siembra lo que aprenderá. pero esta primavera tiene como carácterística la brevedad y habilidad de adormecer con su gran belleza. Según palabras d Sandra Arias, fundadora de la HFE. "Esta es la estación apropiada para comenzar. No realicemos una pausa demasiado prolongada para saturarnos con el aroma de las flores, ya que podemos despertar una vez haya transcurrido la primavera sin haberla aprovechado".

Si deseas recibir nuestras noticias y actividades sè miembro del GRUPO en FACEBOOK junto a profesionales dedicados a la vida del niño por nacer AQUÌ

Tambièn puedes suscribirte a nuestro sitio web para recibir nuestros e-mails personales AQUÌ

                      "Por una Transformaciòn Social desde el Inicio de la Vida"

Fundación Existencia Plena

Direccion: America
Roldán (2134) - Santa Fe , Argentina
Teléfonos: INT +54 9 341 6444583 - NAC. 0341 156444583
Email: contacto@fundexistenciaplena.org.ar

Siguenos en las redes sociales